Onanismo ≠ una cita contigo mismo

Se acabó San Valentín y el colocón de amor hasta el año que viene. Los restaurantes y las fábricas de condones están sin existencias y ya están contando las moneditas extra que han recogido estos días.  


Si tienes pareja (o polvo-agenda) fijo que has picado y hecho algún plan ‘especial’. Pero antes de que termine oficialmente la semana, queríamos recordarte que tienes todavía a alguien pendiente de un ratito de calidad contigo. A la persona que más se merece tu atención y cariño. Tú.

Hoy, esto va de citas con uno mismo.

¿Te unes esta noche al plan?
No, Lo siento... ya he quedado – conmigo mismo

¿Cuándo fue la última vez que dijiste algo similar? Probablemente nunca. Puede sonar raro y a persona socialmente inadaptada. Pero piénsalo de esta manera: ¿Cuándo fue la última vez que te antepusiste al tiempo que otros demandaban de ti? 

  • A tu jefe o empresa que pide tu atención en horario de oficina 
  • A sacar a pasear al perro o niños (que para nosotros, vienen a ser lo mismo) 
  • A pasar tiempo con tu pareja o tinderplan 
  • A compromisos, colegas, recados, … 
  • … 
Lo vas pillando… tú… ¿quedas siempre para el final? ¿Te has planteado alguna vez que quizás has tenido más “citas” y te lo has currado más para quedar con el podólogo que contigo mismo?

No pretendemos que de repente cambies tu vida, des un golpe en la mesa y pegues la vuelta.  Solo te incitamos a probar una idea loca: un first-dates contigo.

Venga, le doy un try... ¿cómo me lo guiso?

Pues esto de las auto-citas consiste en… en lo mismo que harías si vas a quedar con alguien: 

  • Bloquearte un tiempo en el que no vayas a ser interrumpido. Puede ser 1 hora o 30 minutos. La clave es que no enciendas el taxímetro ni mires el reloj 

  • Currarte el dónde (puede ser la bañera, el dormitorio o tu lugar favorito), el cómo (si sabes lo que te gusta… pues invierte un poco en ti, en velitas, en musiquita guay, en una cremita de auto-masaje en lo que te rente…) y el cuándo (como en todo, hay mañaneros, tardeo o nocturnos… cuando estés despierto y abierto)  

  • Sin hacer trampas. Si no lo harías con una cita, no vale contigo mismo: jugar al móvil o consola, una siesta, leer un libro, … Todo eso está genial para desconectar y descansar pero recuerda, que el objetivo de este lío es estar a solas, contigo y conectando. 
Y puedes empezar por preguntarte qué tal estás (recuerda, si estás solo, nadie se entera y no puntúa como loco), cómo fue el día o cómo vas en general. Lo que le preguntarías a tu mejor colega por el que, de verdad, te preocupas.

¿Y si una cosa lleva a la otra y me vengo arribísima… el sexo está permitido?

¡Permitido y fomentado!

Eso sí, igual que follar es distinto a hacer el amor, masturbarSE es también muy distinto a hacerSE el amor.

Míralo así: hemos crecido masturbándonos sin pensar en ‘nosotros’. Mientras te la cascas piensas en una imagen o en alguien que te pone, miras porno con los ojos pegados a una pantalla, te haces una pajilla zombie después de haberte sentado un rato en la mano…


Como si tú no fueras el protagonista de la historia 🙅🏽‍♂️ Hacerse el amor es un pelín más intra-personal. 

Va de redescubrir tu cuerpo sin prisas. De tocarte por todos los lados y explorar cada sensación y la respuesta que provoca en ti. Va de excitarte… contigo mismo.

Si te suena demasiado flower-power, te diremos que hay libros que apuntan a que ese auto-descubrimiento es la puerta al multiorgasmo masculino (así tienes un aliciente más para probarlo 😉). 

Y que cuando termines… no te vistas y te pires; quédate a los cariñitos de después.

Estando a gusto a solas con uno mismo

¿Te sigue sonando a alien 👽 eso de currarte una cita con la persona que te va a acompañar el resto de tu vida? Ya te das mucha caña el resto del año y ya hay demasiados que van mordiendo trocitos de tu calendario así que no pierdes nada por reservarte hoy, ahora, una auto-cita.

Yo qué sé; a lo mejor el primer día lo haces por la gracia y la novedad y resulta que tienes una conversación súper interesante contigo donde salen risas, recuerdos graciosos, preocupaciones, …

Puede que dentro de 4 meses de repente lo repitas. Con el tiempo, a lo mejor se vuelve costumbre...   Y con la costumbre, a lo mejor descubres que te encantas.   Y encantarse a uno mismo es generoso, sano, maravilloso… y poco practicado.

Una prueba de amor; de auto-amor, definitiva 🖤

PD: el post de esta semana viene patrocinado por nuestras mascarillas Heroes’ Recharging Mask. Un complemento ideal si quieres que tu auto-cita tenga un ingrediente de cuidado cosmético y relajante.

Te las puedes poner mientras te das un baño, mientras estás todo tirado o… busca tú la situación que más te apetezca, que nuestras mascarillas se encargan de adaptarse a tu cara y multiplicar el gustito.

HEROES' RECHARGING MASK

Pack de 4 mascarillas faciales de hidrogel con efecto recarga-pilas. Hidratan, refrescan, ayudan con los granitos y reducen arrugas y resaca del día anterior.

Siwon
We do cool right!


Related Posts

Coffee Crush – de exfoliaciones y exfoliadas con aroma intenso
¿A quién no le va a gustar... Mmmmm una buena exfoliada?  Sacar brillo, pulir cera, raca-raca la cigala o simplemente...
Read More
Top 5 Strangest Things de ciencia ficción cosmética
¿Grietas que parece que te van a llevar a otra dimensión? 📡  ¿Cutis más terroríficos que el de Vecna? 🧟‍♂️   Hay cosa...
Read More
Maricas de pueblo y clichés rurales
Es tentador hacerse el ciego-sordomudo (a lo Shakira) en estos días arcoíris para asumir que no importa tu código pos...
Read More